Historia

 
 
 
*todos los textos extraidos de San Martín de Borines. Un ecomuseo en el
oriente de Asturias (2011), tesis de máster de Arantza Margolles Beran.
 

Borines estuvo poblado ya hace más de 30.000 años por los Homo neanderthalensis cuyos restos aparecieron en la cueva del Sidrón en 1994 y han venido siendo estudiados desde entonces por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Oviedo.

Los primeros restos fueron encontrados por un equipo de espeleología, como decimos, en 1994, creyéndose en un primer momento que pertenecían a cadáveres contemporáneos, por haber sido la cueva refugio tanto durante la Guerra Civil Española como a finales del siglo XIX, cuando se empleó como “escondite” de leprosos. Desde entonces, las excavaciones han sido llevadas a cabo por el equipo investigador dirigido por Javier Fortea y Marco de la Rasilla (Universidad de Oviedo), habiéndose encontrado centenares de restos óseos humanos (entre ellos, cabe destacar un maxilar casi completo y un húmero íntegro, lo que supone un descubrimiento excepcional tratándose de esta etapa), animales e instrumentos líticos.

Del poblamiento de la zona en la que se asienta el pueblo de Borines en la edad protohistórica y antigua se conservan diversos restos. Así, podemos atestiguar la presencia de minas de cobre protohistóricas a lo largo del cercano concejo de Cangas de Onís, así como en el pueblo de Valle, próximo a Borines. Existen, a su vez, restos arqueológicos, catalogados por José Manuel González –sin excavar- de un poblado fortificado (castro) en el pueblo de Viyao, aunque la más conocida prueba de poblamiento antiguo en la zona es, sin duda, la lápida romana hoy conservada en la portada de la iglesia de San Martín de Borines. Recogida en el CIL II con el número 2710,  su inscripción reza:

M • PO • DIB

MA • ANTO

P ATE • AN

LX • EX GEN

ABLAIDACO

RV • FIL • P • PO

Lo cual sido transcrito por Diego Santos como M(onumentum) po(situm). Dib(us) / Ma(nibus). Anto(nio) / Pate(rno), an(norum) / LX, ex gen(te) / Ablaidaco / ru(m). Fil(ius) p(atri) po(suit).

Parece ser, según cita Martínez Hombre (1968), que es en esta época cuando surge la denominación de la capital del concejo, Infiesto, aparentemente procedente del adjetivo romano Infestus (“dañino”, “enemigo”).

La principal referencia al pueblo que encontramos en época medieval está en el Liber Testamentorum Ecclesiae Ovetensis, códice del siglo XII que cita a éste y otros pueblos colindantes como parte de la donación de Ramiro a la Iglesia de Oviedo en 926: (…) in Borinis ecclesiam Sancti Martini similiter. In Enaio ecclesiam Sancte Marie similiter. In Argandenes ecclesiam Sancti Romani similiter (…) Iuxta flumen Pialoniam (…) per Uargorio, per rio Kaon, et per ecclesiam Sancti Martini qui est nostra integra, per illa cogolla, per flumen Elmon intus ab integro (…). Constituye ésta la primera referencia escrita conocida a la parroquia de Borinis (Borines). Siglos después, Juan I, siguiendo la estela de Ramiro, también donaría diversos territorios del jantar de Borines a la iglesia de Oviedo. De esta época se conservan en las proximidades los restos de la iglesia de Santa María, en Villamayor, del siglo XII, el torreón medieval y la iglesia románica de Ludeña, la iglesia de Santa María de Anayo y, aunque algo más moderno pero de reminiscencias bastante antiguas, el santuario de la Virgen de la Cueva de Ques.

De igual manera, a partir del siglo XIII y hasta el XVIII estuvo en actividad en el cercano pueblo de Vallobal la malatería del mismo nombre y que albergó leprosos hasta 1776, año en el que el edificio, que aún se conserva, pasa a ser a casa particular. La leprosería recibió abundantes donaciones de los señores de Cutre, influente familia que levantó, a su vez, el palacio de Cutre en el siglo XVI, situado en La Goleta (Villamayor) y actualmente reconvertido a hotel de lujo.

La iglesia de la parroquia se construyó al menos en la época moderna, ya que el edificio es plateresco, un estilo que estuvo en expansión de los siglos XV a XVII. Además, según los estudios de Hevia Ballina (2000), la iglesia, fundada el 23 de septiembre de 926, conserva documentos desde, precisamente, el siglo XVII (desde 1620 para los libros de bautizo, 1755 para los de confirmación, y 1621 para los de matrimonio y difuntos). Fusión de los estilos mudéjar y gótico flamígero, la fachada de la Universidad de Salamanca es uno de los máximos exponentes del plateresco. Obviamente, la iglesia de la parroquia de San Martín de Borines es mucho más sencilla, y ha sufrido diversas remodelaciones a lo largo de su historia. Así, el número XXIV de La Ilustración Española y Americana, en 1892, incluía un grabado de la iglesia -por aquel entonces en pie- que presenta grandes diferencias con el edificio que podemos observar en fotografías de principios de siglo. La iglesia actual consta de un arco de medio punto en su portada oeste, con grandes dovelas, y un alfiz moldurado.

La época dorada del pueblo tuvo lugar en la primera mitad del siglo XX. En 1855, Pedro Arto, cirujano de Vallobal, descubrió una fuente de aguas bicarbonatadas sódicas y sulfurosas, ricas en ácido carbónico, nitrógeno y carbonato sódico, que serían declaradas de utilidad pública en 1871. Dieciocho años después y bajo las órdenes de Valentín y Lázaro Ballesteros se comenzó a construir el balneario de Borines, centro de ocio y reposo finalmente inaugurado el 15 de junio de 1892. El balneario contaba con cuatro pisos, dedicados a baños y aparatos hidroterápicos, saunas, salas de ocio, comedores, una capilla, un salón de baile y alojamiento para más de cien personas. El establecimiento proporcionó fama al pueblo a lo largo de toda España, recibiendo las visitas de numerosos miembros de la vida social y política del momento entre los cuales podemos citar a Práxedes Mateo Sagasta, habitual del balneario.

Actualmente, el edificio del balneario permanece en pie, si bien afeado y escondido por la nave de la empresa Agua de Borines, que le tomó el relevo en la explotación de las aguas medicinales tras la desaparición de éste con el fin de la moda de los balnearios costeros (que también supuso la eliminación de numerosos balnearios situados en la playa San Lorenzo de Gijón, cuyos edificios no se conservan).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Beauty - Skin Care - Makeup And Accessories - canadian pharmacy '{` order cialis professional confidential service. Buy and take only medicines from canada pharmacy ;}[$ stromectol online retail pharmacies.